Te dije

Te dije…
que no irías a ninguna parte
que esa senda ya la anduvimos
y fue un error, como tantos.
Te dije…
que no es bueno querer caminar
con los zapatos de otro
duelen y el otro, sin ellos sangra.
Ya ves
creí que entendías
la razón de mi llanto.
La desesperación de haber tenido
lo imposible a mano y no ser capaz
de alcanzarlo.
Te lo dije…
Y ahora eres tú
la que está llorando.

5 Me gusta

Muy hermoso.

Un abrazo, Mabel.

:hugs::slightly_smiling_face:

1 me gusta

Muchas gracias y otro abrazo para ti.

1 me gusta