Tan lejos (So far away)

Dos jóvenes audaces, Yaretzi y Jafet,
hacia horizontes lejanos partieron,
tras invocar al dios del viento
y salir de aventura con él.

En espuma de nórdicos mares,
sus cuerpos adolescentes bañaron,
“porridge” de Escocia, probaron,
con leche, avellanas y miel.

Cual nómadas, galoparon cien lunas,
en briosos corceles iguales,
meciendo al subir y bajar de las dunas,
sus indómitas crines sensuales.

El gran Gengis Kan, rey de valles,
Imperio mongol, asiáticos lugares,
sin preguntarles la edad,
les dio en posesión libertad.

Apacible vida sana,
paz y amor cada mañana,
felices hasta el fin sin reproches,
interminables días y noches.

¡Oh irrecuperable juventud,
qué rápido nos llevas al nicho de la quietud!

Desactivando el brío y los empeños,
que necesitamos para seguir,
cabalgando hacia esos sueños,
que Jafet y Yaretzi, lograron cumplir.

8 Me gusta

Si… irrecuperable juventud…
quien lo diría…por más que querramos, nunca regresará.
Y la aprovechamos?
Muy bello tu poema Mr. Dreamer!
Saludos, MM

1 me gusta

Como siempre un honor para mi su visita a estas mis sencillas letras. Aprovecho para enviarla un abrazo. Recójalo antes de que se lo lleve el Danubio, o lo desintegre esta ola de calor.

En un abrir y cerrar de ojos se no va la juventud , el tiempo, la vida y nos quedan los recuerdos y no lleva el olvido. Abrazos cariñosos.

1 me gusta

Bonito poema compañero. Me llaman la atención los nombres Jafet y Yaretzi, y la figura de Gengis Kan.
Saludos cordiales.

1 me gusta

Solo valoramos la juventud despues de haberla vivido… .
Durante la etapa de juventud nos dedicamos a vivirla en plenitud (lógico) estudios, descubrimientos, proyectos, ilusiones, amores, viajes, trabajo…
Rebosantes de fuerza y vigor nos enfrentamos a todo, pero sin ser todavia conscientes de que ese estado es temporal y no para siempre. Nos creemos dueños de la vida. Vemos a nuestro alrededor a la gente mayor y pensamos que ellos han sido siempre mayores y que nosotros nunca vamos a envejecer, o como mucho, que eso es algo muy remoto, que el envejecer no va con nosotros. Pero la vida es un viaje relampago y el paisaje va quedando atrás. Nos damos cuenta de que viajábamos en un vehiculo que no era potente,cnuevo y brillante para siempre.
Falla el carburador, se obstruye, se para para el motor, la gasolina se acaba. Es momento de volver atrás la mirada…

1 me gusta

Quería llevarlos a galope por esas primaverales estepas que evocan la libertad, la belleza de la creacion y el proyecto infinito del creador. Gracias por tu visita LauroArturo.

1 me gusta

Este poema además de evocar la fugaz juventud, traslada a un mundo bucólico en el que la paz y el amor brilla como el sol cada mañana… la vida tranquila sin complicaciones, la realización de sueños… Querido Eduardo, estoy planteándome invocar ahora mismo al dios del viento a ver si tengo suerte y me lleva de aventura con él. Ya te contaré como me ha ido. :kissing_heart:

1 me gusta

Mejor llévame contigo a cualquier aventura Carmen. Si no es factible en esta vida, no lo auguro, te aseguro que sí lo será en “lo eterno”. (Te apuestas un chicle?)

1 me gusta