Suena la música

Suena la música
que se escapa de un piano
por los jardines.

No sé qué mano
se encarga del teclado
y sus caricias.

Dedos de arcángel
en cuerpo de alabastro
de Miguel Ángel.

Tardes de gloria,
acordes imposibles
junto a las rosas.

De vez en cuando
la magia y el adagio
surgen de pronto.

Cierro los ojos,
el cielo se estremece.
Tiembla mi alma.

Entonces llegan,
las cargas y batallas
de los cosacos.

Luego el descanso,
la paz de los jardines,
las francachelas.

Hasta que surgen
con fuerza, las resacas,
en un final.

Y allí se acaban
la paz y la utopía
que disfrutaba.

Suena la música
distinta, en otros dedos,
pero sin “magia”.

Rafael Sánchez Ortega ©
11/02/23

6 Me gusta

Qué bonito tu poema!!!

"Hasta que surgen
con fuerza, las resacas,
en un final.

Y allí se acaban
la paz y la utopía
que disfrutaba.

Suena la música
distinta, en otros dedos,
pero sin “magia”."

1 me gusta

Hasta aquí me llegó tu melodía. Un poema suave y precioso.
Abrazos, Rafael!

1 me gusta

@mariaprieto
@luciagomez1956
Gracias por vuestros comentarios.

1 me gusta