Sucio río

Ya que las calles ahora callan
y el silencio es un grito matutino
los pájaros se caen a donde vayan
el cristal se llena de lágrimas y trinos
¿será la hora de besar tus pies fríos?
Pedir perdón ante el falso clavo
flagelar el sexo condenado y roto
arrojar la vida en este sucio río.
¿Para qué es la sangre en el viento?
hojarasca de los hombres derrotados
estas piedras sobre tu acero maldito
de los niños ángeles de ojos cerrados.

5 Me gusta

Qué fuerza tiene esa pregunta, y todo el poema. Un cordial saludo!

1 me gusta

Gracias por pasar y dejar tu comentario. Saludos.

1 me gusta