Soneto

Miradas perdidas, tonos oscuros,

melenas doradas, ojos castaños,

variadas formas, distintos tamaños,

joviales sonrisas, semblantes duros,

sombras avanzando con apuros,

sosegados pasos, incómodos huraños,

grupos de amigos y solitarios extraños

desfilan vacilantes e inseguros.

Sentado en medio del caudal,

absorto, observo atentamente

las hojas que lleva la corriente

—arrastradas o por propia voluntad—

por los cauces del moderno feudal;

todas inmersas en su propia realidad.

6 Me gusta

Qué original.

De unas insignificantes hojas has sacado un bello poema.

:herb::maple_leaf:

1 me gusta

Interesante poema Gabriel. Mis saludos

1 me gusta

Gracias.
Esa es la belleza de la poesía: que está en todo.
Un saludo.

Gracias. Un saludo.