Soneto quien tirando la piedra

Quien tirando la piedra sin motivo
ante el público oculta bien sus manos,
de maravilla imita a los humanos
sin exigir acuse de recibo.

Si es que las gracias doy que sigo vivo
al lograr escapar de dos hermanos,
quienes usando métodos tiranos
quisieron apostar por mi derribo.

Hoy comprender no logro la respuesta
que explique semejante calentura
en un mundo que cabe en un pañuelo,

donde cualquier mirada se detesta
si tener no se tiene aún segura
la existencia de un ángel en el cielo.

3 Me gusta