Soneto.- por mucho que nos crezcan los enanos

Por mucho que nos crezcan los enanos
vivos y coleando aquí seguimos,
porque sinceros en ideas fuimos
humildes, tal que fuéramos hermanos.

Habrá quien diga que los sueños vanos
a ningún sitio van, como ya vimos,
pero si la proeza repetimos
nos sentiremos otra vez ufanos.

Pues la vida vacía de cuartetas
hoy luce menos que un jardín sin flores,
porque presa será de la apatía

que a meter se propone a los poetas
digo, en el callejón de los horrores,
donde en silencio esté la poesía.

3 Me gusta