Soneto.- nuestro dolor

Nuestro dolor tenemos que cargarlo
a solas, rellenando ese vacío
que si pudiéramos aún negarlo
huyendo igual saldríamos del lío.

Fácil habrá quien sin decir ni pío
hoy tan campante por el mundo vaya,
dándole rienda suelta a su albedrío
que por chulo se pasa de la raya.

Insalvable se vuelve la tristeza
que de impotencia al ser humano ahoga
hasta dejarle en coma atormentado,

tanto que mucha gente al cielo reza
y recordando epístolas se droga
por no morir en vida condenado.

3 Me gusta