Soneto.- intereses creados

Para poder jugar al ajedrez
se requiere tener buena cabeza,
dándole su valor a cada pieza
sin cometer ninguna estupidez.

Pues debiendo pensar con avidez
hay que mostrar mesura y fortaleza,
desplazando a sus huestes con destreza
sin lamentarlo nunca con fluidez.

Quizás pueda sonar surrealista
la frase de Podolski, el futbolista,
por intereses al final creados,

si una vez sobre el campo de batalla
todas las piezas deben dar la talla
que nadie mueva como meros dados.

1 me gusta