Soneto el dolor de los huesos

SONETO

EL DOLOR DE LOS HUESOS…

El dolor de los huesos se acrecienta
supongo, con el paso de los años,
quizás porque faltando los apaños
la virtud del aguante se revienta.

A saber si al sentir lo que se sienta
presa se puede ser de los engaños,
e incontrolables puedan ser los daños
de los que en la vejez nadie se inventa.

Que yo siendo prudente por mi parte
a diario tengo claro y muy presente
que siendo pasajera ya la vida,

tenemos que vivir con gracia y arte
sacando los prejuicios de la mente
porque existir no exista otra salida.

4 Me gusta

Gran reflexión en este soneto, Luis. Feliz domingo!