Soneto de madrugada y en cinco minutos

Hay veces que no puedo con el miedo,
con el miedo a la noche y al final,
y al final del camino… y el fanal,
el fanal con que a veces ya no puedo.

Hay veces que no rezo más el credo…
el credo del valiente y del feral,
del feral desenredo en lo casual,
y en lo casual y pútrido me enredo.

Hay veces que le temo tanto al viento
que me olvido del sol y la bonanza,
y no están esos trigos que alimento.

¡A veces temo tanto la matanza…!
Y es por ti y para ti mi último aliento,
que solo pongo en ti cada esperanza.

7 Me gusta

Tan bello!!! :clap: :clap: :clap: :heart:

1 me gusta

Maravilloso!!
Transformas todo lo que tocas en bella poesía. Felicidades :clap: :clap: :clap: :clap:

1 me gusta

Preciosos versos, muy buenas metáforas!!

1 me gusta

Muchas gracias por las palabras, compañera. Un abrazo.