Soneto cautivo.- falsas promesas

De las falsas promesas
hoy día, es un decir, que Dios me guarde,
que si acaso presumo de cobarde
igual no mantendría mis entrañas ilesas.

Que si buscar buscara criticando sorpresas
a todas partes llegaría tarde,
al darme cuenta sin ningún alarde
que vanas son las presas.

Si el sistema nos quiere ver sumisos
hoy día y a propósito el virus nos somete
tanto que por temor a callar toca,

que si aún nos mostrásemos rebeldes y remisos
mejor observa, desembucha y vete
aunque paciencia amigos nos quede al fin bien poca.

2 Me gusta