Soneto cautivo.- comulgar con amarga hiel

Encerrado en mis miedos
hoy no puedo negar amarga hiel
que a mi pasado fuera incluso infiel
porque a ciegas siguiese a lo tonto mil credos.

Porque víctima fui de multitud de enredos
de un grupo de creyentes que en tropel
con sus sermones ofrecían miel
con mugre entre los dedos.

Y no será el demonio quien me obligue
a forjarme un futuro carente de bondad
por el camino cruel de la amargura,

porque fácil será que yo ya me fatigue
harto de las estúpidas maldades
que pagar hoy nos hacen con sangre la factura.

2 Me gusta