Soneto.- cada cual en silencio

Cada cual en silencio sus marrones
íntimos a la tumba se los lleva,
lo mismo debe dar que nieve o llueva
si no van a variar las condiciones.

Pues si a soplar se ponen los ciclones
que a morir por amor nadie se atreva,
poniéndose sin ton ni son a prueba
sin prevenir a tiempo los follones.

Que si un enamorado por los pelos
de arrodillarse ante el altar escapa
que a Dios le dé las gracias, si perdido
pudiera ser dañado por los celos,

enfermedad que a todo aquel que atrapa
agradecer querrá no haber nacido.

2 Me gusta