Soneto.- agua al cuello

Cuesta creer teniendo el agua al cuello,
mientras quien al nadar desahogado
se exhibe por el mundo trajeado,
aunque pegar no sepa en vida un sello.

Pues hoy en día el pobre sin resuello
marchará de este mundo desahuciado,
sin que nadie le cubra por pringado
aunque pueda sufrir un atropello.

Lo del infierno más allá, supongo,
del jorobarse en vida es puro cuento
que calando profundo en nuestras venas,

hoy día suena por fortuna a tongo,
pero que al parco aún corta el aliento
incapaz de romper esas cadenas.

4 Me gusta