Sonatina.- un manojo de besos

Un manojo de besos y sanas bendiciones

se albergan a dios gracias, en nuestros corazones,

ojalá que un regalo sean del más sincero amor,

y ojalá que esos besos fueran todos sublimes

de tal forma que cuando a mí tú te aproximes

a la par nos podamos los dos sentir mejor.

Porque igual de abrazarte no pierda la esperanza

cuando estando a tu vera con mucha más confianza

tus besos en la boca me sepan siempre a miel,

que siendo tan honestos tal cual somos conscientes

y besarnos pudiésemos con los labios ardientes

grabadas quedarán las huellas en la piel.

Ojalá que soñemos lo mismo los dos juntos

cuando de mil amores cantidad de asuntos

a diario nos transportan de la mano al edén,

pues igual da que fuera un fantástico sueño

si en amarnos ponemos nuestro mayor empeño

hasta cuando la muerte nos separe también.

Si hoy tu mera presencia alumbra mi sonrisa,

tanto que enamorado el corazón me avisa

que no es que yo te quiera tan sólo por azar,

sino que el mismo sueño a la par compartimos

no cabe duda alguna que a la par lo sentimos

que deber no se debe, amor mío callar.

Será que tu sonrisa cualquiera se enamora

que al disfrutar a solas contigo hora tras hora,

un tremendo placer me supone decir

que sin temor alguno rindiendo mis honores

quiero estar a tu vera, si es que de mil amores

conmigo esta ventura deseas compartir.

Porque a pensar me inclino que vidas sólo hay una

y si la situación se nos muestra oportuna,

hemos de aprovecharla, hoy como debe ser,

demostrándolo a diario con cantidad de gestos

porque una vez que estemos seguros y dispuestos

juntos comprenderemos las cosas del querer.

Quien sabe si batiendo por los aires tus alas

con tu varita mágica, altiva me señalas,

sin que ocultar consigas tu don de emperatriz,

que si a gusto me siento al calor de tu pecho

a dormir me dispongo contigo satisfecho

mientras soñar te sueñe tan contento y feliz.

Así que en nuestras manos, salvando los matices,

permitirnos podremos disfrutar tan felices

si teniendo la suerte aun a nuestro favor,

perdernos en el tiempo sería una gran pena

que si por dejadez el idilio se frena

morir juntos pudiésemos ante tanto dolor.

2 Me gusta