Sólo con amor no basta

Hoy nadie nace a salvo de los vicios,
si al alcance los tiene de la mano
desde que nace, resultando en vano
que por amor se emitan falsos juicios.

Quien sabe si ignorando los suplicios
rebosando salud se sienta ufano,
si cambiando de código de plano
en su contra se vuelven los indicios.

Por eso en ambos pies las rozaduras
nuestro horizonte con dolor se marca,
dejando claro un devenir incierto

donde grabados quedan las suturas
que cuentas ha de reclamar la Parca,
una vez que sin voz nos lleve al huerto.

2 Me gusta