Soliloquio

Sepas amigo que por años
y perdido siempre,
bajé al abismo,
en recovecos solitarios
de las sombras de mi mismo.

Pero corto, sucio el espacio,
el destino ambiguo,
ningún alimento, exhausto
y con hambre de otros,
fui saliendo de tales sitios.

Y sepas, amigo,
que muchos años más,
he vivido triste destino
de andar con muchedumbres,
de abstraídos en si mismos.

Y en mis carnes morando sigo
desde hace algunas lumbres,
entre tanto espíritu yerto,
preguntándome perdido
qué hago con tantos cuerpos.

Con que potente clarín consigo,
remover y despertar las almas
de su grave ensimismamiento.
Sacarlas de su triste asilo
y despertarlas al conocimiento.

Al fin con otros seres hablar,
aflorar los sentimientos,
percibir alguna afinidad
hacer trizas así mi soledad,
soledad de tanto tiempo.

Pero amigo mío,
mientras te estoy escribiendo
con desesperanza he visto
que las señas que estoy poniendo,
son las señas de mi mismo.

abismo
Pixabay/FreeImages

4 Me gusta

Buen soliloquio, amigo.
Abrazo

1 me gusta

Muchísimas gracias Saltammontes
Un cordial saludo

1 me gusta

Mantener conversaciones solo, elevan el grado de percepción, distrayendo lo inservible, descartando lo improbable, la refutación es manejable…los versos finales son de un espontaneidad que alegran el alma.

Saludos

1 me gusta

Muchísimas gracias pedro1
Saludos muy cordiales :smiling_face:

1 me gusta