Sol nocturno

Y cerró los ojos la lámpara,
de sombrero ámbar y cristal blanco azul.

Y un espacio para uno,
dilató su lomo para dos.

Y la ventana, apenas contenía el sol nocturno;
en líneas pequeñas,
sintéticas brasas de autos.

Se esperó la lluvia,
se esperó,
y no cumplió su acuerdo.

Y los cuerpos comenzaron su guión;
lenguaje de tacto,
no de voz.

Se miró paisajes en lo oscuro;
se olvidó “el bien, o el mal”…

Un colchón se convirtió en un mar;
sin oleaje; sólo flotar…

8 Me gusta

Ese sol nocturno ilumina estos versos tan hermosos. Abrazos cariñosos.

1 me gusta

Deliciosas metáforas que expanden la mente…una atmósfera serena en la penumbra de estos versos…Salud,@Deisak!!

1 me gusta

Cuanto me regocija que te guste. Que agradable es al corazón, el aprecio de tus compañeros. Sí, hermosa Sinmi, abrazo con afecto y respeto de vuelta.

Gracias bella. Muchas gracias preciosa Silvelart. Por pasar y comentar. Siempre es delicia al alma. Comentarios como los tuyos. Gracias.

1 me gusta