Sin peros, ni un reproche

Sin un reproche ni un pero
a la tumba llevaré,
si de ti me enamoré
por amor, no por dinero.
Que no en vano si te quiero
habrá de ser a conciencia,
sin ninguna referencia
que pueda sonar trivial,
tanto que tal para cual
los dos somos en esencia.

Porque el amor se demuestra
se dice no sólo andando,
sino también arriesgando
pasión sobre la palestra.
Que si con la mano diestra
hoy me acaricias la cara
no sería cosa rara
que la mano izquierda calle,
o que también me avasalle
tan diestra en darme la vara.

Que si el cuerpo lo merece
dejémosle que retoce,
y que del momento goce
si así tanto le apetece.
Pues si la pasión florece
ojalá nadie lo pare
que si se explota el solfware
de nuestra felicidad,
pienso que a decir verdad
que la suerte nos ampare.

1 me gusta