Simbiosis

A veces, escucho el aleteo de una mariposa y el alma me centellea.

Camino por senderos y lindes de trigales y me crujen los sentidos.

Absorbo el aire de la noche oscura, me inunda la nostalgia,

y siento vibrar el aleteo de los grillos junto a las estrellas.

La lluvia cae y amanece entre nubes de metal.

La quietud de la Tierra me estremece

y me pueblan los sentidos de sensaciones intensas

en esta pandemia de abrazos aplazados y aire limpio.

Me gusta estar conmigo mismo y contigo a la vez,

Apreciando los colores de la vida en efervescencia ambos.

Simbiosis.

Y junto al retamal, al calor de las margaritas del camino,

apoyado en la penumbra de la tarde del bosquecillo que nos acoge siempre,

bullen pensamientos tristes del futuro

de cartón piedra y plexiglás que se avecina.

La tierra cruje. El sol dispara ondas de calor

hacia las antenas de manantiales consumidos.

Es hora ya de que las moreras reivindiquen la utopía.

1 me gusta