Silencio

Se afirman los cimientos de la nada
asidos a la escarcha del silencio

El eco de un murmullo leve
envuelve sigiloso la mañana,
que apenas se desprende del martirio
en rojos calendarios deshojados.

Perdidas en los pliegues de las páginas
naufragan las palabras sin oídos,
helada su esperanza y su tristeza,
cansadas de metrallas y de olvidos.

Sube hasta la garganta y grita y tensa
sus agudas entrañas y desgarra
su angustiante orfandad de cercanía.

El ocaso de un mundo que se duerme lejano
se desploma en las calles como escombros.

A tientas bajo el fuego implacable
de todos los desiertos diseñados.
La niebla es un espejo que enajena
las voces que el silencio ha devorado.

6 Me gusta

Me encanta, Marcos. ¡Qué bueno!
Destaco estos versos…

Un abrazo :hugs:

Magnifico poema, excelentes versos…no hay que perder la esperanza, llegará el ruido.

Saludos

Muy bueno, amigo!! Buenos y bonitos versos…
Un saludo