Siete años de mala suerte

Alguien quebró aquel cristal
se convirtió en mil añicos,
filosos pedazos chicos
fueron reguero fatal,
el suelo sirvió de hostal
al vidrio de astilla inerte
que da vida al mito fuerte
de que sufrirá el culpable
de manera muy palpable
siete años de mala suerte.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 10 de marzo del 2024

3 Me gusta