Si por robar un pan vas a la trena

Hoy por mangar un pan vas a la trena,
y a quien nos roba cientos de millones
en casa está en sus cómodos sillones,
tomando copas antes de la cena.

Pues cumpliendo una pírrica condena
consigue igual callar a los mirones,
que pisando al sistema los talones
a seguir defraudando nadie frena.

Y si encima nos cuentan que con miedo
dormimos escribiendo poesías
como si fueran armas poderosas.

Será que crédito jamás concedo
porque al ser las ideas siempre mías
exactas me parecen por hermosas.

2 Me gusta