Señor amoroso

En ti me refugio,
oh Señor del cielo,
hijo del padre celestial.

Contigo, oh Señor,
hablo en el Sagrario
a solas, a veces con
lágrimas que el alma
me destrizan.

A ti acudo para hallar
sosiego y esperanza.
Caminar contigo entre
sendas amorosas
y repletas de jubilosos
caminares.

En ti hallo refugio,
oh Señor amoroso,
cuando los caminos
repletos de espinas
que el alma me arañan,
tú, oh Señor,
me sanas las heridas
con tu abrigo sereno.

2 Me gusta