Santiamén

Diferentes infiernos -
la misma piel
entrevías de ausencia
fatalidad y tú…
Y yo te absuelvo -
de este viejo lazarillo,
del corazón ensamblando en tus ojos
su otra mitad,
de mis manos inquietas,
del carbón de mi boca,
de tu nombre pintado de mar.
No he sabido ser nadie-
tambien ahora
después de ti
incluso antes.
Y quiero estar
un ratito conmigo -;
rebosar crucigramas
que te imaginen desnuda,
rosas que caen
difumuminándonos juntos,
llevándonos lejos
sabiendonos Uno…
Bendito hábito
de carnaval y juventudes,
curanderos reintentándonos
aquello que llaman amor
y el que riega la planta,
donde el camino amarillo
se ilumina con tu volver,
santiamén y santuario
donde pido el sabor del mundo
donde te haga feliz
donde te vuelque de ese segundo
al que soñamos siempre…

6 Me gusta

Estimado poeta.
Es interesante sus versos.
aquí estampo la huella de mi lectura.
Saludos cordiales

1 me gusta

Toda una mirada de amor única, poeta!!!:clap::clap:

1 me gusta