Salvaciones

¡Hombre al agua!
Y los marineros,
con la soga salvadora,
a por el compañero
todos a una.
Y la escala
del bombero,
que arrebata al niño,
de los brazos del peligro.
Y el médico,
que devuelve a la vida,
desfibrilador en mano.
Tantas salvaciones…
tantos héroes diarios
Y luego están las otras,
las que se hacen
en el silencio,
en el secreto.
Como cuando,
como un abuelo cariñoso,
aliviándote,
Don Antonio te dice:
“En mi soledad
he visto cosas muy claras
que no son verdad”.
Como cuando
ese ángel
que tienes a tu lado
te da una caricia
colgada de una palabra,
en tus noches mas negras,
salvándote la vida.

3 Me gusta

Buen poema compañero. Estos versos que cito y cierra ,son realmente espectaculares

Buen fin de semana!!

1 me gusta

Gracias, Pedro!!!
Buen finde de semana!!
Y buen verano, amigo!!!