Relámpago

Agresivo verano, que estremece,
a mi niña la inquieta sin medida;
cuento extraño, urdió la consentida,
que alivio diera al pecho que adolece:

Cuando el cielo se enoja y resplandece,
es «diosito» que deja su guarida:
él viene a recordar la eterna vida,
pues siente que en el mundo ya carece.

Yo le dije: no siempre el rayo baja,
a veces se dispara desde el suelo;
¿es diosito que el regreso ya trabaja?

Sus uñas las paseaba entre su pelo…
mas luego sacó el as de la baraja:
son las niñas que suben hasta el cielo.

6 Me gusta

¡Pero que belleza de poema! La ternura de cada palabra nos hace niños al leerlo. El final agua los ojos… :clap::clap::clap:

1 me gusta

Gracias, me complace te halla gustado, saludos

1 me gusta

Hermoso soneto.

Saludos :slight_smile:

“diosito” esto es un as deslumbrante. Saludos!!

1 me gusta

Muchas gracias por tus comentarios y visitas. Saludos

Gracias compañero, un gusto tu visita, saludos cordiales.

1 me gusta

Comparto la opinión de todos. Felicitaciones

Gracias por tu lectura y tan amable comentario, saludos cordiales.