Realidades

Las luces de la mañana me ciegan
buscar en la oscuridad me atrae
andar entre la multitud me da ataques de pánico
ver a tanta gente guapa
ver a tanta gente bien vestida
observar cómo te mira la gente
pero no te mira a ti,
solo se fija en ti
por si tú las has admirado
buscando el brillo de tus ojos.
Nadie mira a nadie
todos se han convertido en narcisos
mirándose en sus espejos.
Nene, ¿no sabes quién soy?
Pues vivo en un bajo sin calefacción
y lleno de humedades
pero soy la reina de la noche.

3 Me gusta