Que la poesía haga lo suyo

Deja que el beso resbale,
que se junte tu piel con la mía,
que se raspen las rodillas del alma,
los amores se visten de seda.

Cuántas veces te busqué en toda esta gente,
y cuántas veces te encontré aun sin verte:
ese aroma tan tuyo y de las flores,
esa risa en ti y alguna divinidad.

Quedemos así, que solo se mueva el mundo,
forcemos a la eternidad con las piernas,
entrelacémoslas y que todo se detenga,
hagamos nuestro lo relativo del tiempo.

Quiero que todo el arte seamos nosotros,
esta inmensidad de nuestros sueños,
el pulso de tus temores con los míos,
las certezas que cargo al verte.

Dejemos entonces que la poesía haga lo suyo,
que nos dispare con versos o prosas,
que hable de abismos inmensos,
o de puentes de colores que nacen en el alba.

Te lo digo con certeza, la poesía hará lo suyo,
ya sea cuando caigamos al vacío eterno,
o crucemos aquel puente de arcoíris,
una flor nacerá de la juntura de tus manos y las mías.

5 Me gusta