Primera luz

Canciones altivas vibran agrestes.
Nacen amables, al ritmo de la necedad.
Algunas recuerdan pasados felices,
pero otras sufren de amarga oscuridad.

Susurro eterno, diosa de las brumas.
Amaneces, entre sábanas de maldad.
Despiertas, bajo ese néctar que fumas.
Me enamoras, en maldita soledad.

2 Me gusta