Por un diez afinado

Frente al espejo,
los poemas se aman al revés…
es difícil reflejar el silencio
de los besos…
el alma del pasado,
el vicio de la muerte.

Frente al espejo,
se vuelven trasparentes los cobardes
que vendieron sus ojos a los cuervos
por un diez afinado en SI menor…
cantando kirieleisón,
olvidando la voz.

Frente al espejo,
el reloj difunta horas varadas
traicionando los versos…
nos mira el universo implacable.

Pedro…de momento

5 Me gusta

Buen poema, amigo… como siempre!!
Un saludo

1 me gusta

Gracias mil…

Saludos

1 me gusta

Gracias a ti.
Saludos

1 me gusta

Uff frente al espejo se despejan muchas dudas, se esclarecen verdades!!!:clap::clap:

1 me gusta

¡¡Cómo lo sabes!!

Saludos

1 me gusta

Muy bueno, poeta

1 me gusta

Agradecido quedo.

Saludos

1 me gusta