Por el mar de la vida

Por el mar de la vida, nos llevan hoy los vientos
la proa a toda vela, siempre de mil amores,
con bastante cautela, sin aceptar favores
con la gracia debida, gozando los momentos.

Hoy que nadie nos pida puros los sentimientos
que dejando la huella no nos sobran honores,
pues tiene mucha tela, que a veces los factores
no salvan al suicida de sufrir sus tormentos.

Pues derrochando dones, se pierde la alegría
con la tristeza ajada, rocío de mil gotas,
viendo como en apuros, ni Dios consentiría

ninguna payasada, que con las venas rotas
no se dan las razones por las que se podría
afanarse extramuros o ponerse las botas.

4 Me gusta

Me gusta tu poema!!!

"Pues derrochando dones, se pierde la alegría
con la tristeza ajada, rocío de mil gotas,
viendo como en apuros, ni Dios consentiría

ninguna payasada, que con las venas rotas
no se dan las razones por las que se podría
afanarse extramuros o ponerse las botas."