Podría

Podría suspender yo mi sangre,
juzgarme sin pálpitos
ni augurios,
podría derogar mi piel
de caricias,
y cancelar mi sed a deshora.
O mudar en gélida estatua,
efigie de escarcha y de olvido.
Pero…
no podría ser esa yo ahora
que conozco tu piel encendida,
que llevas mi carne prendida
en el pulso febril de tus horas.


Pinterest Argentina

12 Me gusta

Puff…qué poemazo. La utilidad de la belleza al servicio de todos; un regalo que nos ofreces sin más. La foto es la guinda a una metáfora de trece versos.

Saludos

1 me gusta

Muy hermoso este poema!!! Aplaudo!!!

1 me gusta

Precioso!! :heart: :heart: :heart: :clap: :clap:

1 me gusta

Qué bellísima declaración de intenciones…
Bravo, Fabiana :clap::smiling_face_with_three_hearts:

1 me gusta

Querido Pedro, muchísimas gracias!! Me conmueve tu comentario por su sutileza e intensidad. Gracias!! Un gran saludo :hugs: :hugs:

1 me gusta

Gracias querida Walla!! :smiling_face_with_three_hearts: :rose: :rose:

1 me gusta

Gracias Tali!! Me encantan tus comentarios. Besitos :smiling_face_with_three_hearts: :rose:

1 me gusta

Muchas gracias Lu!!! Un gran saludo :smiling_face_with_three_hearts: :rose: :rose:

Wow, qué impresionante poema, encendido de pasión sutil… Una belleza!

1 me gusta

Andrés, muchísimas gracias!!! Un gusto que me visites.
Saludos