Poder

No hay puerta, no hay llave, no hay casa.
Nada hay sobre la sombra que permanece quieta
en medio de un espacio sin límites.
Alrededor están los que quieren vivir en orden,
sometidos a las leyes de los hombres,
acostumbrados a la verdad repetida mil veces,
enseñados en las artes de obedecer a la razón
que imponen los que manejan las riendas
en las escuelas, donde disciplinan las mentes,
en las familias, donde los reúne la obligación,
en las calles cuadriculadas por el temor,
en un zoológico, bullendo de diversidad,
en una feria, donde se intercambian deseos
y armonizan lobos, cuervos, micos y faisanes.
Todo le vale a la existencia cuando se muestra,
pero encerrada está en la forma del cuerpo,
por las cadenas que impone la verdad revelada,
o simplemente la interpretación que de ella
hace el ojo que le da escasas luces al cerebro.
Humano eres y duermes aún en la oscuridad.
Solo eres una sombra que se quiere poner al centro,
pero apenas miras de reojo lo que puedes ser,
antes que ser uno que busque lo que pueda dar.

4 Me gusta