Persiguiendo al sol

Tanto tiempo persiguiendo al sol; navegando en las mismas aguas turbias, una y otra vez: me enamoré de la imposibilidad de tenerlo entre mis manos como un regalo para ti. ¿Pero qué tipo de humano soy? ¿Qué tipo de alma tengo en mí? Si el baño de luz es merecido por todos los que están a la sombra de la noche; pero, aún así: debido a una cierta reacción inexplicable: quiero que seas tú quien lo sostenga como el faro de mi mundo. No sé lo que he perdido en esta escalera al astro rey ¡tal vez te perdí!, tal vez te perdí por mi ausencia… Ahora que lo veo, está claro: no necesito nada para iluminar mi mundo; cuando ya eras el estallido de mis entrañas, quien formó las estrellas de mi cielo, de donde vinimos los dos y que por casualidad nos conocimos aquella noche… Está claro ahora. Te prometí subir, y ahora bajar parece eterno, así que cuando sea de día te llamaré desde aquí para que puedas verme y creerme… Dejé mi vida por ti. Dejé mi vida en perseguir el sol para ti.

1 me gusta