Película al aire libre

Tumbémonos en el jardín y miremos al cielo.

Preguntémonos por las siluetas de las nubes mientras dibujamos en el aire las nuestras.

Observemos los trazos que ocultan, los que les dan sombra y no nos dejan ver,
y los que sí.

Hallemos con los rasgos que nos difuminan para localizar las partes escondidas y permitirnos ser camaleones por un rato.

Contemplemos las figuras y hagamos de eso esculturas,
compartamos la arquitectura y vivamos en una película al aire libre a nuestro gusto.

Todo aquello que vemos son nubes que cambian de formas, de tamaños y de lugar,
moviéndose de un lado a otro,
dando pistas de dónde irán o pretenden ir, y si las reseguimos, podremos seguirlas e inventarnos la continuación de su viaje,

como con el nuestro.

Para ello descríbeme acertijos e intentaré adivinarlos e interpretar el transcurso de nuestra historia.

Yo si quieres te doy las mías, y éstas empiezan por V;
viajar, venir, volver, volar y vivir.

Viajemos a las 7 maravillas del mundo,
vengamos desde donde vengamos siempre vamos a volver,
volemos a los escondites más secretos del planeta,
vivamos donde vivamos siempre nos quedan los recuerdos en los que refugiarnos,

si los necesitamos.

No nos pongamos barreras sino que
seamos una película que cuente cómo vencerlas.

3 Me gusta