Para cuando me esperes

A: Ella que al parecer ha perdido el miedo
o simplemente los ha puesto a dormir
en la mesita de noche.

Juro que no pensé a mis 42 años y diez mil kilómetros de más,

Tener que anudarme las manos y apretarme la boca.

Reconozco que con todos los caminos que he recorrido

No soñé siquiera poder encontrar ahora, la piedra que me dejaría descansar en ella.

Te explico, y sin mucho pintarte nubes y castillos

Que me asusta la manera en que te has puesto detrás de mi espejo

En que me complementas las frases o me haces explotar.

Juro que ya tu cuerpo merece mi naufragio,

Y que de ti no quiero, sino que me beses y no me dejes dormir.

Espero que mi sinceridad no aturda tu vida,

O que mis manos – esas que tengo que anudar-

No te hagan huir en estampida,

Cuando al fin toque tu hombro, - mientras me esperas –

En alguna parada de guaguas.

7 Me gusta

Muy buen poema. Un gusto la lectura
Abrazos

Hermoso, compañero! Bienvenido al nuevo Poémame! Saludos.

Muchas gracias! Aqui estamos volviendo a escribir.

Muchas gracias amiga!, espero volver a retomar la musa…

1 me gusta

Hola. Bienvenido al nuevo Poémame.

Saludos.

Muchas gracias! espero disfrutar de este espacio.

1 me gusta