Oratorio

La fértil
lujuriosa, inmaculada
transparente y poderosa
extrañamente eterna
penetrante
bañada por el tiempo
de todos los tiempos
abrazada a la pureza,
voz que nunca se apaga,
la isla sin océanos,
la hidra que se mira en la piedra
y se vuelve niebla,
la esfinge de todas las profecías,
la ceguera detrás de la mirada,
la promesa que se cumple
la tarde sin crepúsculo
la noche sin descanso,
la cama vacía
la mujer transparente,
el amante que no aprende
la vida que no existe,
la muerte que nos habita.

5 Me gusta