Oneto.- de pena lo pasa mucha gente

S

Como en el mar las olas fulgurantes
siempre acaban rompiéndose en la costa,
¿quién sabe si también los emigrantes
en el desierto espantan la langosta?

Yo por favor a nadie aquí recuso
porque todos tengamos hoy derecho
a comer, aunque sea muy confuso
para sobrevivir romperse el pecho.

Que de pena lo pasa mucha gente
divagando sin cama ni comida,
que buscándose un techo bajo un puente
tener no tienen hoy otra salida.

Ojalá los gobiernos muevan carta
y mejor la riqueza se reparta.

1 me gusta

Otro soneto muy bueno de tu parte, como bien dices en tu mensaje
Hay todavía muchas cosas que dan pena.
Abrazos