Oficios del genoma

…no se expresan
hasta la necesidad;
y entonces no son mis manos
las que obran el milagro.
Soy la herramienta:
la pinza que corta, el clavo
que hiende la piel de la madera,
los electrones y su viaje interpolar,
la luz que explota como siglos ha
en respuesta al único gesto
del que soy consciente:
bajar el interruptor.

7 Me gusta