Ocaso inmortalizado

Mar lamiendo con tintes plateados y pinceladas metálicas…
…una magia devorando el horizonte teñido de sol cansado…

y discreto, constante, incansable,
viene a rogar el mar hasta sus muros,
y como un amante,
a la reja de su balcón va y viene,
pero nunca se despega…

Baluarte al ocaso de esta tarde
que recuesta sus horas en tu húmedo abrazo,
arrullada a ritmo de sereno oleaje
hasta que se duerma en tu fondo…

arrastrando las miradas que se clavaron,
los furtivos besos que presenció,
las promesas y propósitos, los deseos…
siempre inacabados…

nubes esculpidas,
en caprichosa conjunción;
vuela la imaginación
hacia un dragón alado…
y mientras sueñe, mientras piense,
mientras ame, mientras sienta,
mientras imagine y ría y llore…
sabré que espero,
sabré que vivo
y que juego al escondite
con el destino…

Me sumerjo en el amor que te tengo,
en tu boca y en la risa eterna de tus labios,
en la profundidad de tus ojos,
en las mareas que nos trajeron y llevaron…
Me sumerjo en tu suspiro y me empapo
de todo el amor que me tienes
y de ahí secuestro la fuerza
para salir a la superficie…
y nadar, nadar, sentir la sal que me escuece…

la fuerza me mantiene el rumbo
y con garra desafía los temporales…

7 Me gusta

El mar, donde nació la vida, los seres marinos siempre volvemos a él, somos como atlantes que han perdido su tierra y lloran por encontrarla. La imaginación de hundirse y aplacar nuestra sed de agua salada, es como volver a nacer. Como sincronizar nuestra vida, en un paisaje que nos hace soñar, con volver de nuevo a la niñez y a ese líquido amniótico que nos dio la vida. Me ha encantado tu poesía. Un saludo.

1 me gusta

El mar y sus misterios inmortalizado en sublimes versos. Felicidades :clap: :clap: :clap:

1 me gusta

El mar como refugio, vida, planteamiento, dolor, sonrisas, goce…Muy bien usado.

Me gustó.

Saludos

1 me gusta

Es algo así, sí. Lo dediqué a una pareja, amiga mía, en lo mucho que se querían y en lo poco que a él le faltaba para irse: tres meses después nos dejó. Está inspirado en ellos y en una maravillosa fotografía del mar de Cádiz visto desde la Alameda de Apodaca. Muchas gracias!!

Muchísimas gracias!!! Lo dediqué a una pareja, amiga mía, pensando en lo mucho que se querían y en lo poco que a él le faltaba para irse: tres meses después nos dejó. Está inspirado en ellos y en una maravillosa fotografía del mar de Cádiz visto desde la Alameda de Apodaca.

1 me gusta

Muy agradecida por tu apreciación!!! Lo dediqué a una pareja, amiga mía, pensando en lo mucho que se querían y en lo poco que a él le faltaba para irse: tres meses después nos dejó. Está inspirado en ellos y en una maravillosa fotografía del mar de Cádiz visto desde la Alameda de Apodaca.

Me sumerjo en el amor que te tengo,
en tu boca y en la risa eterna de tus labios,
en la profundidad de tus ojos,
en las mareas que nos trajeron y llevaron…
Me sumerjo en tu suspiro y me empapo
de todo el amor que me tienes
y de ahí secuestro la fuerza
para salir a la superficie…
y nadar, nadar, sentir la sal que me escuece…

Wow… es un poema hermosísimo. Tiene una cadencia deliciosa a la lectura.
Siente uno mecerse entre sus versos y casi como una música tenue en el transfondo arrullando los sentidos.

Resaltaría el poema todo, porque cada estrofa es un bello lugar para quedarse a vivir. Mas lo de arriba me gusta sobremanera.

Un poema muy hermoso en verdad. Mis aplausos.

1 me gusta

Muchísimas gracias!!! Por leerme, por tu comentario, por tu valoración!!!
Me agrada que te sientas mecido entre sus versos, como mece el mar suave, cuando está en calma, como se arrulla a la pareja amiga a la que está dedicada.
Muchas gracias!!!

1 me gusta

Una historia de amor y mar muy bien llevada.
Muy bonito poema, M. José :ocean::ocean::ocean:

1 me gusta

Muchísimas gracias!!! Lo fue, lo sigue siendo!!!

1 me gusta