Obscura flor

¿Qué tratas de buscar
en aquel campo lóbrego?
No, no hay amor
si es eso lo que tus ojos
persiguen con su vago sollozo,
amigo mío.

Te estás perdiendo
entre valles de margaritas negras,
entre rosas sórdidas
con venenos autodestructivos.
Todos son carroñeros
de tu mente y tu cuerpo
y te dan más mierda
para adelantarle el paso
a tu muerte preestablecida.

¿Cuál de todos
tus incontables vacíos
ha iniciado tu huracán de tormentos?
No, no te sumerjas
en el frío torbellino
de sus grandes mentiras
para cesar los aullidos
de tu corazón infante.
No, no busques más entre su falda,
solo hay espinas en sus piernas
y quieren seducirte
para que quedes atrapado
en su cadena de paisajes disfrazados.
No, amigo mío,
ella no tiene corazón,
solo una maquina lúgubre
que rebota incontrolable
entre su pecho calcinado.

Cesa tus vacíos conmigo,
amigo mío,
no con sus ojos de muerte.

9 Me gusta

Un gran poema, Hugo.
Me gusta su profundidad.
Abrazo :hugs:

1 me gusta

Buen poema!
Felicidades :clap: :clap: :clap:

1 me gusta

Buen broche de cierre para un bonito poema.

¡Saludos!

1 me gusta