Oblivion Suertudo

Que placer el del olvido.
Y amable la desdicha del destino,
al bendecirnos con ese amigo querido.

Pero pobres!, de aquellos que recuerdan,
a sus amores pequeños y perdidos.
Actos profundos y arrepentidos.
Lamentos de vidas que se cuentan.

Tonto! el que sin picardía se esfuerza.
Pues este, de primero ha de pagar.
Con la firme voluntad de aceptar
El merecido golpe de vergüenza

                                             E.G.Fabián
3 Me gusta

Buenmo el poema, Fabian
Abrazo

Gracias amigo!! :grin:

1 me gusta

El golpe de la vergüenza duele más que una mordida de perro, A mi nunca me mordió un perro, pero paso penas por olvido con frecuencia.
Aplausos para tu poemazo Fabián.

1 me gusta

Gracias amigo, ese es el primero que escribí. Históricos los ridículos que dieron forma a esos versos.:joy:

1 me gusta