Nunca Digas Nunca

Si en la boca
tienes la palabra nunca,
siente en ella el sabor
de la arena salada.
Nunca es solo una
escultura con pies de arcilla
siempre incompleta.
Si dices por ejemplo:
¡Nunca amaré!
no realizarás tus sueños,
porque nada
existe sin el amor,
dictamen pleno de la
inclinación del destino.

2 Me gusta