Nos vimos una tarde

Nos vimos una tarde,
en plena primavera,
mis ojos se nublaron
al ver tu tez morena.

Bajabas, recorriendo,
sin prisas la alameda,
y tú me saludaste
y yo seguí tus huellas.

Y así me conducieron
tus pasos a la arena,
extraño magnetismo,
mis ojos en tus piernas.

Evoco aquel instante,
buscando a la princesa,
creada entre los sueños
de un niño y su poema.

¡Qué verso más hermoso
yo vi con las mareas!,
las olas con su manto
lucían tu melena.

Y así nos conocimos,
soltando nuestras lenguas
y hablamos de mil cosas
ajenos a la aldea.

Hoy vuelvo a aquel paseo,
te veo y me recuerdan,
tus ojos las sonrisas
tan dulces y tan tiernas.

Vivimos otro tiempo
dejando el alma abierta,
al canto de los cisnes
de aquella edad tan nuestra.

Rafael Sánchez Ortega ©
14/05/24

3 Me gusta

Tus bellos versos relatan ese encuentro fortuito lleno de encanto y nostalgia.

Letras donde entrelazas la belleza natural y el romance juvenil.

Magnífico todo.

1 me gusta

Gracias Aljndro
Un saludo.

1 me gusta