Noches de lluvia suave y frondosa

En las noches de lluvia
suave y frondosa, como
si el agua fuera espolvoreada
creando cortinas vaporosas
inabarcables, alguien sale a pasear.
Tiene el paso sereno y sonríe.
Nadie puede comprender su amor
por ese tipo de lluvia,
y mientras camina despacio, saboreando
el murmullo que cae del cielo, rememora
su hogar, allí, entre
las estrellas, de donde tuvo que huir
para recalar en este puerto terráqueo;
y las gotas de lluvia
resbalan por su cara, camuflándose
entre sus furtivas lágrimas.

1 me gusta