Noche de quimeras

Ha llovido sobre la ansiedad
calmando el aire,
y la humedad ha dejado ese aroma a polvo
que se acoge al corazón
borrando la imagen rebosante de flores.

Siento el silencio en las palmas de las manos,
y a pesar de la distancia,
todavía sé encontrarme
en la última mirada del día.

Esa eres tú, me dice…
esa soy yo…

Alrededor,
tan frágil el tiempo
y sin embargo,
de quimeras,
dentro de mí,
la noche va tan llena…

y a medida que se acerca
el temblor aumenta:
no es miedo, no…
es que se deslizan por mi pecho
pequeños pedacitos de ausencia.

14 Me gusta

Quina meravella :heart_eyes:

1 me gusta

Gràcies, bonica! :hugs:

El comienzo ya me deja perplejo ya que si no llueve sobre la ansiedad, el aire puede acabar hiperventilando. Más adelante me sorprende ese diálogo con la última mirada del día. Y el final que también es muy bello. He querido comentarte este poema, pero tienes otras obras muy muy buenas. Un saludo

1 me gusta

De cómo los recuerdos nos van dejando al olvido lo que hizo de uno; y a veces, pedacitos de ausencias nos da vida y el respiro que necesitamos.

saludos Gemma

1 me gusta

Poco a poco me veo engullido por la belleza de tu verso; ese soy yo, en sosiego goce con lo que destila tu sentir.
Bello poema.

1 me gusta

Sentir el silencio en la palma de las manos!De eso se trata…de ir refinando sensibilidad!Hermoso,amiga!

1 me gusta