Noche Cinco. DIEZ LIRAS DE PIELES AIREADAS. (Liras de la 41 a la 50)

Silbando en el desierto,
bajo un cactus de orquídea embalsamada,
tu semáforo abierto
es duna y emboscada
de una relación harto complicada.

En noches delirantes
de un pasado, -de oscuridad pasada-,
navegan, - irritantes
y a golpe de palada -,
los sueños esparcidos en la nada.

Necesito Tu Vida
para ver la mía justificada
y piel comprometida
para que, al ser rozada,
me haga sentir que existo en tu mirada.

Tú, si me necesitas,
me empujas, - con tu risa descarada -,
a las flores marchitas
-en tierra disecada-
de ensueños de imaginación robada.

Quizás mañana llueva
y se oxigene cada hoja asfixiada.
Será la buena nueva
si mi piel, - no tatuada -,
roza a la tuya cada madrugada.

El huésped del albatros
tendrá una caída, - descabellada -,
de atrezo, de teatros,
de riel en cascada
y telones con su cortina echada.

En hilos de pandemias
se inhibe nuestra herida encorsetada
y, sin vida, me apremias
de agua, - deshidratada -,
en jirones de piel deshilachada.

Y es que yo necesito
decirte, a veces, - sin desescalada -,
que mi amor no ha prescrito
por ser, - y balaustrada -,
soporte a tu barandilla entramada.

Y es que yo necesito
ser tu gran canción remasterizada
y el cielo al que te invito
mostrándote la entrada
al festín de nuestra mejor balada.

…Y también necesito,
a veces, ser poesía articulada;
ir pasito a pasito
sobre tierra mojada
en nuestros poros de piel aireada.


Del Poemario Noches de~LIRA~ntes
© 2020 - josemateoangulogarcia@gmail.com

3 Me gusta

Me ha gustado esa voz que aparece entre guiones para ponerle la “puntilla”, el picante, al significado del verso. Poesía de altos vuelos. Un saludo

1 me gusta

Un saludo colega de versos. Seguimos leyéndonos.

1 me gusta