No vislumbro salvación posible

Porque vivo en mi infierno la condena
hoy no vislumbro salvación posible,
incluso pareciendo consecuente
las lágrimas me salen por la boca.

Y aunque delante de mi espejo mágico
ya me embriago de ideas atrevidas,
de muy poco me sirven los consuelos
viendo como se mofan los corruptos.

Pues difícil resulta respirar
en medio de un atroz desbarajuste
donde hasta el más pintado pierde el tino

por mentir, por ladino, por tramposo
escondiendo la mano como un rata
aunque quienes le aplauda pasen hambre.

1 me gusta